Alianza para el Progreso: posición adoptada por Cuba en Punta del Este

La Alianza para el Progreso (ALPRO) fue un programa concebido por el presidente norteamericano, John F.  Kennedy, a inicios del año 1961 y aprobada posteriormente en la reunión del Consejo Interamericano Económico y Social1 (CIES) en agosto de este mismo año, en Punta del Este, Uruguay.  La idea base de este programa era la de lograr a través de un supuesto del desarrollo económico que se alcanzaría, frenar a los movimientos revolucionarios nacionalistas y evitar la consolidación de la democracia. Este plan fue  diseñado para diez años, con una financiación de 20 mil millones de dólares para el desarrollo de América Latina, los cuales se utilizarían en proyectos  de carácter social, político y económico.

El objetivo definido por los gobiernos pro-americanos asistentes a la reunión de la Alianza en la Carta de Punta del Este  se presentaba como el de   “aunar todas las energías de los pueblos y gobiernos de las Repúblicas Americanas, para realizar un gran esfuerzo cooperativo, que acelere el desarrollo económico y social de los países participantes de la América Latina, a fin de que pudieran alcanzar un grado máximo de bienestar, con iguales oportunidades para todos, en sociedades democráticas, que se adopten a sus propios deseos y necesidades”.

A la reunión del CIES asistieron los países que integraban la Organización de Estados Latinoamericanos y Cuba. El jefe de la delegación cubana en este evento regional fue el comandante y ministro de Industrias, Ernesto Che Guevara, cuya presencia y oratoria  tuvo gran connotación por la fuerte crítica que hizo a la denominada Alianza para el Progreso al demostrar  que no era más que una falacia para mantener la hegemonía de la política exterior de los Estados Unidos hacia América Latina.

La delegación cubana caracterizó la Conferencia como una reunión política en la que se dilucidaron de forma transparente las intenciones de aislar a Cuba. La protesta cubana se hizo resaltar tras el discurso inicial efectuado por el delegado de Perú, ministro de Economía, Beltrán Espantoso, nombrado para representar a todas las delegaciones visitantes. Así, se efectuó una doble protesta: primero, porque en un discurso protocolar, donde se representa a todos los países, no se puede estar estableciendo enjuiciamientos políticos que son de por sí objeto de discusión; y segundo, porque Cuba no había sido consultada, y sin la consulta y la aquiescencia de Cuba se había nombrado, para representar a todos los países, a uno de ellos que no mantenía relaciones diplomáticas con nosotros2.

Se presenciaron dos posiciones desde el primer momento en la Conferencia; la cubana al extremo de la lucha intercontinental y la de los Estados Unidos al otro. Cuba presentó 29 proyectos que no fueron aprobados íntegramente, sin embargo el espíritu de estos quedó signado en algunas partes resolutivas del documento. Incluso, hasta los Estados Unidos firmaron dicho documento. De esta forma, en proceso final de votación Cuba se abstuvo en la mayoría de los puntos, mientras que voto afirmativamente ante el “Examen Anual del Progreso Económico y Social” y estuvo en contra de “La Opinión Pública y la Alianza para el progreso”, la cual no pudo competir con el desarrollo cubano, ni en el terreno económico ni en el terreno social.

En la reunión del Consejo Interamericano Económico y Social quedó demostrada la naturaleza falsa de la “Alianza para el Progreso” y la intención imperialista que tuvo, quedó demostrado ante los gobiernos, en todos los pequeños comités que se hacían fuera de la Conferencia las intenciones norteamericanas de asilar a Cuba; y para los gobiernos, se dejó bien claro que no es por el camino de las humillaciones, de la sumisión a los intereses de Wall Street, como los pueblos y los gobiernos pueden ir adelante3.

Notas al pie

1. Organismo colateral de la Organización de Estados Americanos que se ocupan de las cuestiones económicas de la América, organismo tradicionalmente dominado por la influencia imperialista norteamericana.

2. La Voz de Cuba en Punta del Este. Informe del Comandante Dr. Ernesto Guevara, ministro de Industrias del Gobierno Revolucionario y presidente de la delegación de Cuba a la reunión extraordinaria del CIES celebrada en Punta del Este Uruguay, del 5 al 17 de agosto de 1961.

3. Ídem. N.II

Referencias Bibliográficas
(s.f.). Recuperado el 21 de Agosto de 2014, de http://www.portalplanetasedna.com.ar/el_mundo07e.htm
La Carta de Punta del Este y el desarrollo de la América Latina.
Morgenfeld, L. (s.f.). DÉCADA DEL SESENTA: DESARROLLISMO Y GOLPES DE ESTADO. DEUDA EXTERNA Y FMI.
Reynoso, P. G. (1961). La Carta de Punta del Este: Planeación Económica. En Comercio Exterior (págs. 726-729).

Fuentes documentales del fondo del Archivo Central del Ministerio de Relaciones Exteriores
Latinoamericanos y del Caribe.
 

Participantes: 

Damila Hechavarria Argudin