Derecho de resistencia y Revolución. Justificación e Integración jurídica en Cuba (1952-1958)

Como parte del Simposio Internacional La Revolución Cubana: Génesis y desarrollo histórico, en la Comisión: El proceso nacional liberador en los años cincuenta, sus causas y fuerzas contendientes, que se efectuará hoy martes 13, en el horario de 13:30-14:45, se presentará en la Mesa El proceso nacional liberador en los años cincuenta, el siguiente trabajo:     

El golpe de Estado del 10 de marzo de 1952 inauguró una época cuyas consecuencias se extienden hasta nuestros días. Y lo fue a partir de dos perspectivas del análisis político: demostrando la fragilidad institucional del Estado reformado en 1940, víctima del autoritarismo del general Fulgencio BATISTA; y conformando el precedente negativo. Pese al uso de la revolución como término para justificar el gobierno de facto derivado, y encontrase la vía institucional habilitada, para BATISTA no hubo otra alternativa que el secuestro de la Constitución y la ruptura del orden democrático.

Cabe reconocer, en relación a esto último, que la Constitución vigente, fruto del consenso del que participaron los líderes del golpe, acreditaba el mecanismo de acceso al poder ejercitado en tres oportunidades consecutivas. Habiéndose activado por cuarta vez para junio de 1952 con la inscripción de las más influyentes fuerzas políticas del país, incluyendo a los sectores y actores golpistas, el resultado que se produce, sin embargo, establece la tiranía en su primera etapa (1952-1954).

El encauzamiento de la violencia revolucionaria responde, en estas circunstancias, a un criterio fáctico. Ello es coherente con las características evolutivas que la resistencia política tuvo desde el 10 de marzo, y que en su constructo se evidencia como ultima ratio. Ahora bien, el posicionamiento jerarquizado y definitivo que ésta adquiere hasta 1958 permite la utilización óptima de las categorías generales de la resistencia política en los casos de tres organizaciones principales, en el orden de definir su esencia revolucionaria: el Movimiento Nacional Revolucionario (MNR), el Movimiento 26 de Julio (M-26-7) y el Directorio Revolucionario (DR), en virtud de sus respectivos proyectos y capacidad para sostenerla, integración y extensión, orientación de sus propósitos, fundamentos legitimasteis y resultados.

 

título largo: 

Derecho de resistencia y Revolución. Justificación e Integración jurídica en Cuba (1952-1958). Simposio Internacional La Revolución Cubana: Génesis y desarrollo histórico

Participantes: 

Dr. Luis Alberto Pérez LlodyUniversidad de OrientePaís: CubaCORREO: LLODY@FD.UO.EDU.CU