El panafricanismo como movimiento: origen, factores para su surgimiento, tendencias y evolución de sus congresos

Primera parte

Introducción

Al abordar este tema es imprescindible hacerlo con objetividad, sin predisposición ni parcialidad, que permita entender como han reaccionado ante la vida una gran masa de personas de una raza, la negra, que fueron arrancados de sus territorios natales donde disfrutaban de una determinada condición social para convertirse en esclavos de personas de otra raza, la blanca, e insertarse en una sociedad diseñada de acuerdo a los intereses de esta última. En igual sentido, hay que valorar el proceso de integración de sus descendientes en una  sociedad donde ha predominado la discriminación en todas sus manifestaciones, entre las que se encuentra el racismo como expresión de superioridad y prepotencia de una raza frente a las otras.

En cuanto a la etimología del término panafricanismo tenemos: que pan proviene del idioma griego y significa (todo o su totalidad) y africanismo o volición (acto de voluntad que comprende deliberación, decisión y ejecución) africana. El origen de este término está dentro  de las corrientes filosófico-políticas historicistas del siglo XX, referente al destino de los pueblos y la necesidad de la unidad de grandes conjuntos culturales o “naciones naturales” como punto de partida del expansionismo imperialista occidental.

Por tanto, mayoritariamente se acepta como definición de panafricanismo: “al movimiento o corriente política, filosófica, cultural y social que incentiva el hermanamiento africano, el derecho de las personas africanas y la unidad de África bajo un Estado único y soberano, que pertenezca a todos los africanos que habitan el continente africano, así como las diásporas (1) africanas emanadas de un desplazamiento migratorio por variados motivos”.

La teoría panafricanismo como movimiento ha sido elaborada en casi su totalidad a mediados del siglo XIX, por descendientes de negros esclavos procedentes fundamentalmente de África Subsahariana, asentadas en los Estados Unidos de América y todo el Caribe, así como por negros que nacieron en África a partir del siglo XX. 

Factores  para su surgimiento y tendencias

El panafricanismo, no se hubiera manifestado como movimiento sin la confluencia de estos tres factores principales:

• El que le da la razón de ser, es el esclavismo occidental y la explotación de las personas de la raza negra tanto en  América como en África, seguida de la carrera colonialista de las potencias europeas en el continente africano.

• La presencia en los Estados Unidos y Gran Bretaña de negros esclavos, posteriormente “libertos”, emigrados y estudiantes procedentes de África y las Antillas, área geográfica con una histórica y prolongada tradición de movimientos de emancipación y autoliberación de esclavos.

• La actividad y surgimiento de intelectuales descendientes de los esclavos africanos.
Existen antecedentes que este movimiento, con diversas vertientes, se manifiesta desde principios del siglo XIX, cuando en 1869 en la isla caribeña de Trinidad, entonces colonia británica, J .J. Thomas escribió un tratado que rebatía los argumentos que existían en el mundo anglosajón que aseguraban que, las personas negras no podían autogobernarse.

Las inquietudes de Thomas sobre el tema fueron acogidas por varias personas de la raza negra de diferentes sectores y regiones, entre los que se encontraba el abogado y escritor conservador trinitario Henry Silvestre Williams, residente en Gran Bretaña, especialista en la defensa de las causas sobre el abuso de autoridad, lo cual coincidía con la condición de los africanos y los abusos que con ellos cometían los colonos blancos.

Con esta motivación H. S. Williams organiza en 1897 la Asociación Africana, factor que posibilitó la celebración  de la I Conferencia Panafricana en julio de 1900, en Londres. Como resultado de esta importante reunión se fundaron numerosas sedes de la Asociación Africana, llamada desde entonces Asociación Panafricana.

El doctor William Burghart Du Bois,  afroamericano profesor de Historia y Economía fue un activista involucrado en la política que había publicado sus tesis doctorales sobre la erradicación del tráfico de esclavos, además redactor del periódico Fisk Herald. 

Du Bois relacionó otros pensamientos que se emitían como, el panafricanismo o el panamericanismo con la idea de la existencia de “un único gobierno para todos los africanos”. Estas ideas las basaba en la creencia de que los pueblos debían gobernarse por sí mismos, sin injerencias externas ni colonialismo. A la vez que existían unidades continentales con nexos históricos que debían inclinarse por la unidad política, al tiempo que desarrollaba la concepción de que la raza negra tenía un destino que cumplir y una gran aportación que hacer a la Humanidad, mediante el desarrollo de su independencia de acción. En síntesis, que no se perdieran los vínculos con el lugar de origen.

En esta I Conferencia de 1900, participaron treinta representantes africanos y descendientes de africanos del sur y suroeste de África, Libería (1), Estados Unidos y el Caribe. Los objetivos de esta  conferencia eran:

• asegurar los derechos civiles y políticos para los africanos y sus descendientes alrededor del mundo

• motivar a las personas africanas donde estén a llevar a cabo proyectos educativos industriales y comerciales

• mejorar la condición de los Oprimidos Negros en África, América, el Imperio Británico y otras partes del mundo

(1)Primero colonia y después país independiente con status de república, que sirvió para reforzar la idea del “regreso a África”

La presencia de los negros en el territorio de los Estados Unidos, como en todo el continente Americano y el Caribe, se produce a partir de la trata de esclavos para servir como mano de obra que desarrollara los distintos sectores de la economía, principalmente, la agraria. Se produce el enfrentamiento del Norte, que pedía un mayor proteccionismo comercial, la liberación de los esclavos y que concebía la República como un contrato ineludible, con el Sur, los Estados Confederados de América, que defendían su independencia, el liberalismo económico y la posesión de esclavos para trabajar en las plantaciones de algodón. 

El Norte hace propaganda abolicionista o antiesclavistas contra los estados del Sur reivindicando los derechos de los esclavos y haciendo ver la inmoralidad de la posesión de personas como si fueran simples objetos.  El Sur no podía concebir una agricultura sin esclavos, y se veía incapaz de seguir llevando a cabo el mismo sistema económico del país prescindiendo de la mano de obra que no era remunerada y que tenía como única misión el trabajo. Además, se le sumaba que las peticiones de proteccionismo del Norte les hacían comprar productos industriales a mayor precio que los europeos.

Por el contrario, estas medidas beneficiaban sustanciosamente al Norte que tenía una economía más industrial, ya que no necesitaba esclavos para trabajar y veía satisfecha la necesidad de venta al suministrar sus productos al Sur.

El problema del americano negro trasciende hasta convertirse en una cuestión racial, social y política que aún hoy sigue sin revolverse. Los negros obtienen en 1868 los derechos civiles y en 1870 el derecho de voto. Sin embargo, las restricciones al derecho de voto y la segregación mantienen a los negros como clase social relegada. 

La esclavitud continuaba vigente en el Sur de los Estados Unidos, pero erradicada en la parte norte. En 1787, se dictamina una ordenanza que establecía el límite legal de ésta en el río Ohio; lo cual originó que una minoría de personas de la raza negra en la parte norte del país, unida a otros descendientes de ex-esclavos, pudieron conseguir una mejor posición socioeconómica. 

De esta nueva clase social surgieron algunos voceros de un sentimiento de hermandad social que se desarrolló desde un inicio entre  estos, y que culminó con la creación de un movimiento de “retorno a África”. Una respetable cantidad de personas de la raza negra consideraban que, a pesar de ser libres siempre serían discriminados y explotados por el sistema que respondía a los intereses de los blancos y solo serían ciudadanos con plenos derechos sociales en una patria propia.

Se destacó dentro de estos activistas pro abolicionistas, un naviero nacido libre, de padre africano y madre amerindia, Paul Cuffe quien en 1815 fue el promotor de una discreta experiencia de repatriación hacia África, pero los costos de este proyecto no se lo permitieron. Entre los principales promotores  del movimiento de “retorno a África” está el reverendo Edgard Wilmot Blyden, natural de las Islas Vírgenes, quien dio muestras de sus ideas sobre el pan-negrismo, ideología que está muy cerca de las ideas del panafricanismo. En síntesis, estos son los antecedentes de la Sociedad Americana de Colonización que fundó la República de Liberia.

Pie de ilustración: Documento original con el texto del discurso pronunciado por el presidente de la delegación cubana al   VII Congreso Panafricano, Manuel N. Agramonte Sánchez, embajador de Cuba ante la República de  Guinea. 1994. Páginas 1 y2. 

Fuente: Fondos Documentales del Archivo Central, Dirección de Gestión Documental, Ministerio de Relaciones Exteriores de la República de Cuba.

 

 

Participantes: 

Eduardo Valido García 

Manuel Agramonte Sánchez