Los mambises en la diplomacia cubana: Enrique Loynaz del Castillo

Enrique Loynaz del Castillo. General de Brigada del Ejército Libertador cubano con una destacada participación en la Guerra del 95. Autor de la letra del Himno Invasor para el ejército independentista. Amigo y auxiliar de José Martí. Edecán del General Antonio Maceo. Conspiró junto a él en la emigración en Costa Rica, salvándole la vida en el atentado perpetrado contra el Titán de Bronce con quien combatiera años más tarde en la Batalla de Mal Tiempo.
Sucesos de su vida:
Nació en Puerto Plata, República Dominicana, el 5 de junio de 1871. Sus padres, cubanos, residían en la casa destinada a la delegación revolucionaria en esa ciudad. Graduado de bachiller en Ciencias y Letras y más tarde de profesor.  En 1885 participó en una expedición de los Generales Serafín Sánchez y Francisco Carrillo, que de acuerdo con Máximo Gómez vendría a Cuba.
En 1892 se entrevistó con José Martí en Nueva York y se comprometió a colaborar con la organización del movimiento revolucionario. Fue un activo luchador por la independencia. Fundó en 1893 el semanario separatista El Guajiro por  el que fue multado y detenido en varias ocasiones. En ese mismo año fundó la empresa de tranvías de Camagüey. El 19 de marzo de 1894 Martí le entregó un armamento que embarcó dentro de los carros de la empresa, fue denunciado, y logró escapar por los montes de Santa Lucía embarcándose hacia Nueva York.
En 1895 combatió como Jefe del Estado Mayor de la primera división de Las Villas comandada por el General Serafín Sánchez. Concurrió como representante a la Asamblea Constituyente de Jimuaguayú. Compuso el Himno Invasor el 15 de noviembre de 1895.
Participó en todos los combates de esa etapa, destacándose, entre otros, en los de La Reforma, Boca del Toro, El Quirro, Batalla de Mal Tiempo, Santa Isabel, La Colmena, Coliseo, La Entrada, Calimete y El Estante. En enero de 1896 fue nombrado Jefe del estado mayor del cuarto cuerpo, continuando bajo la jefatura de Serafín Sánchez. Combatió en Manajanabo, Dos Caminos, El Faro, Cascorro, El Marino y Manaquitas.
Se destacó en el combate de Paso de las Damas un 18 de noviembre de 1896, donde cargó contra los españoles para rescatar el cuerpo sin vida de su jefe, tras cuya muerte quedó encargado interinamente de la inspección general del Ejército Libertador.
El 1 de enero de 1897 fue designado segundo jefe de la infantería del regimiento expedicionario, el cual operaba en la provincia de Matanzas, subordinado al general de división Avelino Rosas, jefe de la primera división del quinto cuerpo. Un mes más tarde lo nombraron jefe del estado mayor del mayor general José María Rodríguez, jefe del Departamento Occidental.
El 24 de junio de 1897 fue designado para sustituir al general de división Quintín Bandera con vistas a lo cual reorganizó el contingente expedicionario que se encontraba en territorio villareño, integrado fundamentalmente por orientales.
En 1897 libró los combates de Santa Teresa, Limones, Mercón, Quemados Grandes, Mabujina, Miranda, El Relámpago, Las Pozas, Valderrama, Punta del Hato, Ciénaga de Manjuarí, Río Voladora, Gϋinía de Miranda y La Jíquima, entre otros.
El 1 de abril de 1898 se reincorporó a su cargo de jefe del estado mayor del departamento occidental, en el que terminó la guerra. Tomó parte en más de 60 acciones combativas.
Ascensos:
• Comandante: 10 de octubre de 1895
• Teniente Coronel: 8 de febrero de 1896
• Coronel: 10 de julio de 1897
• General de Brigada: 10 de agosto de 1898
• Se licenció el 12 de noviembre de 1898.
• En diciembre de 1899, el gobierno dominicano le confirió el grado de General del Ejército de ese país.
Actividad durante el período neocolonial:
Fue Secretario del Cuerpo de Policía, bajo las órdenes del mayor general Mario García Menocal. Se desempeñó como representante a la Cámara por Camagüey, desde 1902 hasta 1906.
En el alzamiento contra el reeleccionismo del presidente Tomas Estrada Palma, fue una de las principales figuras. Detenido el 19 de agosto de 1906 logró escapar para asumir el mando de las fuerzas sublevadas en las provincias de La Habana y Matanzas.
Dirigió los combates de Babiney-Colorado el 5 de septiembre de 1906 y El Wajay el 14 de septiembre de 1906, donde resultó herido de machete en la cabeza. Dos días más tarde, el 16, fue oficialmente proclamado con el grado de Mayor General.
Se desempeñó como Embajador de Cuba en México de 1908 a 1911.

Copia del nombramiento de Enrique Loynaz del Castillo fechado el 18 de febrero de 1910 como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de la República de Cuba en los Estados Unidos Mexicanos.

Participó en el alzamiento de los liberales contra el reeleccionismo del presidente Mario Garcia Menocal, en febrero de 1917. En 1928 fue Embajador en Portugal. Igual cargo ocupó en República Dominicana y Haití. A su regreso a Cuba combatió a la dictadura de Gerardo Machado. Participó en la sublevación del Cuerpo de Policía de La Habana, el 12 de agosto de 1933. Reincorporado al servicio diplomático, fue Embajador en Panamá y Venezuela.
En los últimos años de su vida de desempeñó, como asesor del Ministerio de Estado desde donde sobresalió por su oposición al régimen del dictador Leonidas Trujillo en República Dominicana. Escribió la obra Memorias de la Guerra. Se retiró de la vida activa en 1947.
Muere el 10 de febrero de 1963, a los 92 años de una vida consagrada a la libertad de su patria.

Autores: Lic. Raysa Rodríguez Gómez..Archivo Central Minrex

                Lic. Ariel Alba Hernández..Archivo Central Minrex.

Fuentes:

Ecured.

Archivo Central del Minrex.

Pais: 

Cuba

Fecha: 

3/6/2021