Los mambises en la diplomacia cubana. Luis Rodolfo Miranda La Rúa

Luis Rodolfo Miranda La Rúa
Nació el 18 de mayo de 1876 en Guanabacoa, La Habana.
Participación en la Guerra de Independencia:
Ingresó en el Ejército Libertador como expedicionario del vapor Bermuda, que desembarcó por Maraví, Baracoa, el 24 de marzo de 1896 bajo el mando del Mayor General Calixto García, formando parte de su Estado Mayor en el Cuartel General  del Departamento Oriental, y siendo  designado como su ayudante de campo.
Participó en las acciones de Moscones, Mala Noche e Hierba Guinea.
Colocó la bandera cubana en lo alto del fuerte de Loma del Hierro, una vez tomado el 21 de agosto de 1896. Igual acción realizó en el fuerte español Gonfau, durante el ataque a Guáimaro  del 12 al 28 de octubre de 1896.
En noviembre de 1896 recibió el grado de Teniente. A finales de ese año participó en los combates de Los Magueyes y Veguitas, y a comienzos de 1897 en los de La Ratonera, El Mote y Jaguaní.
El 9 de junio de 1897, siendo Capitán, salió hacia Estados Unidos de América, vía Jamaica, para tratarse su estado de salud.
El 21 de noviembre de 1897 ya restablecido partió de Savannah, Estados Unidos de América, al frente de 21 expedicionarios a bordo del vapor Dauntless. Desembarcó por Playa del Muerto, cerca de Punta Gorda, en la costa norte de Oriente el 28 de noviembre de 1897.  Se reincorporó bajo las órdenes de Calixto, de quien fue ayudante hasta el final de la guerra. El 31 de enero de 1898 lo ascendieron a Comandante. Participó en el sitio a Santiago de Cuba.
Durante la República prestó servicios en la policía y en el Departamento de Comunicaciones.
Como diplomático tuvo un extenso desempeño. El 6 de junio de 1914 y según consta en su expediente, fue nombrado Cónsul General en Lisboa, Portugal, con funciones de encargado de Negocios. En mayo de 1919 se le nombra como Ministro Residente en Portugal, presentando sus Cartas Credenciales el 2 de enero 1920.


En el año 1923 es trasladado a Bélgica, como Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario. En diciembre de 1932, es declarado en disponibilidad hasta diciembre del año 1933 cuando resulta reintegrado nuevamente al Servicio activo en el cargo de Ministro Plenipotenciario.
Otro nuevo nombramiento llega en agosto de 1934 cuando se le es designa Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en Colombia.
En febrero de 1936 resulta trasladado a Bélgica con igual cargo y en 1938 se le nombra Introductor de Embajadores
Los últimos nombramientos recibidos fueron en julio de 1943, cuando se le designa como  Ministro Plenipotenciario y cesa como Introductor de Embajadores y en junio de 1951 cuando ocupa el cargo de Ministro Consejero económico en el Ministerio de Estado.
Murió el 2 de mayo del año 1952.
A propósito de su muerte se publicó en la revista Carteles, edición que circuló el 11 de mayo de 1952,  un artículo titulado ¨El Comandante Luis Rodolfo Miranda y de la Rúa¨, en el que se expuso:
“La infausta noticia nos ha dejado sumidos en profunda y sincera pena…, además de admirar sus múltiples virtudes y su heroísmo, de todos bien conocido, cuando peleó en la manigua en edad temprana, cuando era casi un adolescente, ganando palmo a palmo por sus acciones, los ascensos en grados hasta el de comandante que con tanto orgullo ostentaba. ¨
“Nos deja el comandante Miranda, como un acervo para nuestra historia revolucionaria, múltiples libros, folletos, publicaciones y discursos de positivo valor y, todos ellos, de índole patriótica. Son de recordarse entre otros: Reminiscencias Cubanas (De la Guerra y de la Paz) ; Temas Cubanos, La República de Cuba, Bruselas, 1926; La Fiesta de la Raza (Discursos) ; Discurso del ministro de Cuba en Bruselas en el V aniversario de la Cámara de Comercio belgolatinoamericano, Bruselas 1929; Martí, La Habana, 1935; Por la Confraternidad Cubana, La Habana, 1935; Expedición del Dauntless, La Habana, 1931; Calixto García, La Habana, 1937; En aras de Cuba, .La Habana, 1939; Con Maceo y con Calixto García, los Lugartenientes.¨
“Elegido presidente del Décimo Congreso Nacional de Historia que habrá de efectuarse durante el corriente año, el Congreso deplorará profundamente el no poder verse honrado ya con la presencia de tan insigne compatriota.¨
“Fue delegado del Gobierno en las Conferencias azucareras de Bruselas y en otros Congresos y Conferencias internacionales.¨
“Siempre imbuido en su afán patriótico de dar a conocer y divulgar cuanto se refiriera al honor y merecimiento de los grandes patriotas cubanos, creó y presidió la Unión Calixto García, e igualmente la Agrupación Pro Enseñanza de Hechos Históricos, instituciones patrióticas y culturales a las cuales dedicó sus mayores esfuerzos, habiendo instituido esta última desde hace siete años, un premio especial consistente en una medalla de oro, un diploma y cien pesos en efectivo -que en algún caso abonó el comandante Miranda de su propio peculio- para ser adjudicado al mejor trabajo presentado en cada uno de los Congresos Nacionales de Historia celebrados anualmente desde 1943.¨
“Fue el comandante Miranda amigo íntimo del Apóstol Martí y colaborador del periódico Patria, órgano oficial del Partido Revolucionario Cubano, en New York, y, asimismo, de El Porvenir y Cuba y América, que se publicaban en aquella ciudad. También colaboró en numerosos periódicos de La Habana, entre ellos La Discusión, Diario de la Marina, El Mundo, El País, y otros.¨
¨La muerte del comandante Miranda afecta hondamente a la sociedad cubana, donde se le estimaba de manera singular por su hombría de bien y su afabilidad cordialísima. Su preclara figura de patriota y revolucionario deja un vacío difícil de llenar en los círculos veteranistas, pues fue entre ellos una de las más distinguidas figuras y un esforzado defensor de sus intereses y prestigios¨.

Fuentes:

. Fondos del Archivo Central del Minrex.

 

Autores:

Lic. Raysa Rodríguez Gómez.
Lic. Ariel Alba Hernández.

Pais: 

Cuba

Fecha: 

18/05/2021