Serie: Intelectuales en la Diplomacia Cubana.Roberto Fernández Retamar.

El 20 de julio de julio de 2019, fallecía en La Habana, a la edad de 89 años, el eminente intelectual cubano Roberto Fernández Retamar.
Retamar nació en La Habana el  9 de junio de 1930. Fue un destacado poeta, ensayista y representante cultural de Cuba en diferentes escenarios internacionales.  Por su labor obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1989 entre muchas otras condecoraciones y premios a nivel nacional e internacional. Fue miembro del Consejo de Estado de Cuba. Se desempeñó como presidente de la Casa de las Américas e integró la Academia Cubana de la Lengua, que también presidió.
Fernández Retamar se graduó de Bachiller en Ciencias y Letras en el Instituto de La Víbora, en La Habana en 1947. En 1948 abandonó la carrera de arquitectura e ingresó en Filosofía y Letras. En el año 1954 se doctoró en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana. Entre 1955 y 1956 realizó estudios en La Sorbona y en  la Universidad de Londres.
Tras su regreso a Cuba en 1958, integró durante la dictadura de Batista el Movimiento de Resistencia Cívica y publicó en la prensa clandestina. Tras el triunfo de la Revolución se incorporó nuevamente a la Universidad.
Labor diplomática:
En diciembre de 1959 fue nombrado  Consejero Cultural, en el Servicio Cultural, del Servicio Exterior de la República y en enero de 1960 es destinado a prestar servicios en la Embajada en París, Francia. Asistió a la Conferencia Internacional de Instrucción Pública, en Ginebra, Suiza, en el propio año de  1960 y fue delegado también  a la II Asamblea Constitutiva del Centro Latinoamericano de Investigaciones de Ciencias Sociales y Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, celebrada en París, sede de la UNESCO. En el mismo año integró la delegación cubana en la XI Conferencia General de la UNESCO y fue elegido secretario coordinador de la UNEAC.
Participó en la Reunión Mundial sobre la Discriminación en la Enseñanza  en junio de 1960 en la UNESCO como representante de Cuba, siendo escogido junto a Francia, Inglaterra, Estados Unidos, Unión Soviética y Bélgica para integrar el Comité de Redacción del Proyecto de la Convención. En ella defendió algunos aspectos del proyecto de la convención contra la discriminación a que se llegó en la Reunión, como que se refiriera igualmente a la enseñanza privada y que fuera aplicable también a los territorios no autónomos, es decir, a los coloniales. Asimismo, en noviembre de ese mismo año, como delegado de Cuba asistió a la XI Conferencia General de la UNESCO.

Nombramiento de Roberto Fernández Retamar como Consejero Cultural del Servicio Exterior de la República  de Cuba.

En enero de 1965 fue nombrado como Consejero del Servicio Exterior de la República, con rango de Ministro, y prestó  servicios como Delegado Alterno de Cuba ante la UNESCO.Entre 1998 y 2013 fue diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y miembro del Consejo de Estado.

Su trayectoria intelectual fue amplia y prolífica. Entre 1947 y 1948 fue jefe de información de la revista Alba, para la cual entrevistó a Ernest Hemingway, colaborador desde 1951 de la revista Orígenes, director entre 1959 y 1960 de la Nueva Revista Cubana. Fundó en 1962 y codirigió hasta 1964, junto a Nicolás Guillén, Alejo Carpentier y José Rodríguez Feo, la revista Unión. En 1965 empezó a dirigir la revista que es órgano de la Casa de las Américas, institución que además presidió desde 1986. Fundó en 1977 y dirigió hasta 1986 el Centro de Estudios Martianos y su Anuario.
Desde 1955 fue profesor de la Universidad de La Habana, que en 1995 lo nombró Profesor Emérito, habiéndolo sido igualmente, entre 1957 y 1958, de la Universidad de Yale, y ofreció conferencias, lecturas y cursos, y asistió a reuniones en muchas otras instituciones culturales de América, Europa y Japón.
Entre 1961 y 1964 fue coeditor de la Revista Unión. En 1965 impartió conferencias sobre literatura hispanoamericana en las universidades de Praga y Bratislava. Viajó a la República Democrática de Vietnam en 1970 para colaborar en el rodaje de la cinta cubana Vietnam, tercer mundo, tercera guerra mundial, dirigida por Julio García Espinosa.
Desde 1995 fue miembro de la Academia Cubana de la Lengua, que dirigió entre 2008 y 2012, y miembro correspondiente de la Real Academia Española.
Doctor en Ciencias Filológicas e investigador titular, profesor honorario de la Universidad de San Marcos, Lima y doctor honoris causa de las Universidades de Sofía, Buenos Aires y Universidad Central de Las Villas .
Colaboró en Les Lettres Nouvelles, Esprit, Europe, y Les Lettres Françaises.
Autor de Órbita de Rubén Martínez Villena, de la selección y el prólogo de la antología Cinco escritores de la Revolución rusa en y de la antología de poesía Para un mundo amasado por los trabajadores, entre otros muchos trabajos de esa índole. En colaboración con Fayad Jamís compiló la antología Poesía joven de Cuba.
Desde 1962 y hasta 1965, respectivamente, fue profesor de la Escuela de Letras y de Arte de la Universidad de La Habana y director de la Revista Casa de las Américas.
El 10 de junio de 2008 fue elegido director de la Academia Cubana de la Lengua, de la que fue miembro desde el 17 de septiembre de 1995, ocupando el sillón letra K.
A propósito de los últimos acontecimientos en nuestra nación, un fragmento de las ideas de Retamar, plasmadas en su artículo:   Notas sobre América, del año 2018.
¨Con la relativa excepción  de Jimmy Carter, sin duda una persona honrada (…), todos los gobiernos de los Estados Unidos, graciosamente llamados demócratas y republicanos, desde 1959 hasta hoy han combatido contra Cuba a través de calumnias, campañas de prensa, agresiones múltiples, creación de grupos contrarrevolucionarios y la abierta invasión, hechos que nos han significado millares de muertos y mutilados, guerra bacteriológica, sabotajes, una estación radial y otra de televisión, ambas ilegales, que enfangan el nombre de Martí, un criminal bloqueo comercial, económico y financiero hipócritamente llamado por el Imperio «embargo», que dura bastante más de medio siglo, provoca carencias de medicinas e incontables productos, nos ha costado muchísimos millones de dólares, implica multas gigantescas para entidades extranjeras que han osado mantener transacciones mercantiles con nosotros, y es tan escandaloso que año tras año es rechazado en la Asamblea General de la ONU por todos los países del mundo, con la vergonzosa excepción de los Estados Unidos y su compinche Israel, heredero de los nazis en relación con los palestinos dueños de su tierra. Esa suma de horrores solo se explica porque a los Estados Unidos se les iba de las manos su primera neocolonia, lo cual, a los ojos de muchos pueblos, era un ejemplo fatal para el Imperio¨.
El orgullo de ser cubano fue para el maestro Retamar siempre una condición entrañable, ética, humanista y revolucionaria.

Fuentes:
.

Fondos del Archivo Central del MINREX

 

Autores

Lic. Raysa Rodriguez.

Lic. Ariel Alba.

Pais: 

Cuba

Fecha: 

20/07/2021